Alumnos, maestros y pantallas

Alumnos, maestros y pantallas

8 nov. 2010

¡Nosotros también podemos decidir!

La televisión más que prohibida o ignorada debe ser usada para entender por qué llama tanto la atención a los niños, ya que éstos si se les pregunta acerca de la televisión saben y pueden decir mucho más de lo que nosotros, como padres o maestros, creemos.

Así lo demostraron los niños del 4, 5 y 6 Año de Primaria del Centro Educativo Koala, quienes dentro de las actividades del Observatorio de Tv pudieron identificar que son capaces de decidir "lo que ven" porque pueden identificar qué de la televisión es inapropiado para su edad o que contenido simplemente no les va a aportar nada.

A los niños del Koala, la televisión les gusta porque divierte, entretiene, informa y educa; pero no les gusta cuando ésta crea estereotipos de las personas, cuando influye en sus estados de ánimo, cuando pasan puros comerciales o cuando les quita el tiempo o cuando pasan cosas que ellos saben no son reales.

Esto lo recocieron mediante un excelente ejercicio que elaboraron  las maestras Luzma y Alicia, y que consistía en que los alumnos identificaron los motivos por los cuales les gusta y no la televisión; posteriormente, las maestras hicieron que comparan sus motivos con las razones que sus padres usaban para prohibir o limitar el tiempo que éstos pasan frente a la "tele". Los resultados fueron sorpresivos porque los niños comprendieron que las razones de sus padres están muy vinculadas con sus gustos e, incluso, mencionaron que sus "padres les prohiben los programas que ellos no quieren ver", aunque también aceptaron que sienten curiosidad por las cosas que les prohiben y les gustaría que sus papás les dijeran las razones.

Con esos mismos "gustos y disgustos", los niños del Koala no sólo elaboraron "propuestas" para mejorar la calidad de la televisión que ven sino que también identificaron que muchas de estas acciones deberían ser realizadas por el Gobierno, las  Televisoras y los propios televidentes, quienes en su rol activo deben actuar para que la televisión y sus contenidos cambien.

Entre las propuestas que idearon están:
1) Quitar los  programas no aptos para niños.
2) Establecer horarios fijos para la programación
3) Que el gobierno regule los contenidos violentos
4) Que las televisoras realicen programas más educativos
5) Que se incluya en cada programa una reseña para decidir sí queremos o no ver
6) Que los comerciales no duren tanto tiempo

video
Dentro de las múltiples propuestas identificaron que gran parte del cambio debe surgir de la empresa televisiva o del gobierno en su papel de regulador; sin embargo, lo que más les llamó la atención fue que como "televidentes" tienen gran poder frente a la televisión, pues tienen la opción de "cambiar de canal o apagar la televisión" cuando algo no les gusta, aunque también identificaron que estas acciones deben ser los primeros pasos porque lo que realmente podría cambiar las cosas es aprender a ver la televisión de forma inteligente, ya que en esta medida no verían la televisión nada más por verla o no se acercarían a ella porque otros lo hacen sino porque como televidentes son capaces de elegir inteligentemente lo que ven.

No hay comentarios:

Publicar un comentario