Alumnos, maestros y pantallas

Alumnos, maestros y pantallas

2 dic. 2010

La violencia ¿divertida?

Dentro de las actividades del Observatorio de Televisión en la Escuela hemos notado que a los niños les cuesta mucho trabajo separar los contenidos violentos de la Tv de su representación cómica; es decir, para los niños tanto del Centro Creativo La Morada (Privada) como de la Escuela Irene Robledo (Pública) está muy presente la idea de que algo que es gracioso "no puede ser malo".

Por ejemplo, que un personaje de una golpiza a otro o que lo ofenda no representa una acción inadecuada  para los niños-a primera instancia-, pues lo que genera tal contenido es diversión y ellos disfrutan viendo tal situaciones.

¿Pero qué pasa cuando se les pregunta a los niños sì la acción de tal o cual personaje es correcta? Ellos identifican que lo que sucede en la serie o caricatura està mal, pues nadie tiene derecho a golpear u ofender a otro; sin embargo, dicen que a pesar de saber eso "les sigue dando risa".

Una niña de La Morada, incluso, mencionó que esas acciones son las que hacen más interesantes a los personajes, pues los que son tranquilos simplemente no llaman la atenció. En la escuela Irene Robledo, otro niño dijo que eso que pasaba ahí era normal, pues son cosas que luego se ven el recreo.

¿Còmo separar la violencia de la naturalización con la que la asumen los niños cuando ven la tv? Ya que como se comprobó en el Observatorio de Televisión en la Escuela, el problema no pasa por la "no identificación" (pues ellos saben que está mal lo que ven) sino que está en la forma en cómo naturalizan e interactúan con los contenidos violentos que la televisiós disfraza "como graciosos".

Una propuesta para hacer que los niños piensen en esto es realizar un "VIOLENTÓMETRO" de la televisión para que los niños vean cómo de forma gradual sus programa favoritos van incluyen actitudes y pràcticas violentas.

La idea es aplicar la propuesta generada por el Instituto Politècnico Nacional y la Universidad Pedagógica Nacional, quienes hicieron un "Violentòmetro" para que los jóvenes midan la violencia que puede existir sus relaciones de pareja.

Nosotros aplicaremos tal instrumento para ver el tipo de violencia que les muestran los programas infantiles los niños.